Puente Aéreo – Austral Lineas Aéreas

AUSTRAL LINEAS AEREAS

PARTICIPACION EN EL CONFLICTO BELICO DE MALVINAS

Por Cmte. Bernardo A Schönfeld*

La participación de Austral Líneas Aéreas – AU en el conflicto bélico de Malvinas fue para brindar apoyo logístico al despliegue de nuestras tropas, a través de la Fuerza Aérea Argentina – FAA

En primera instancia Austral efectuó vuelos que, si mal no recuerdo, fueron alrededor de una veintena, trasladando tropas y material bélico, algunos saliendo desde la Base Aérea El Palomar y otros desde las diferentes provincias hacia el sur del país. También desde esas zonas, al regreso del conflicto, a distintos destinos

El 19 de abril, la empresa fue convocada por la Fuerza Aérea Argentina para dar apoyo desde la ciudad de Comodoro Rivadavia (CRV) hacia Puerto Argentino en las Islas Malvinas, conocido como Teatro de Operaciones Malvinas (TOM).

El brigadier Alcides Degand Lob, a cargo de la Gerencia de Operaciones de Austral, me designo para que me pusiera al frente de los pilotos, mecánicos y auxiliares de carga que iban a participar de la operaciones. Esta designación, tal vez se debió a que era Instructor de vuelo de la Línea BAC1-11

                        BAC despegando de Malvinas, pintura realizada por el reconocido artista sobre temas aeronáuticos, Exequiel Martínez en el año 1986 y donada a UALA. Actualmente se encuentra en la oficina del presidente de la Asociación

Para poder evaluar la operatividad del avión en la pista malvinense, me traslade a la ciudad de comodoro poniéndome a disposición de la Fuerza aérea Sur (FAS), cuyo jefe era el comodoro Jorge Martínez quien dispuso que me embarcara en carácter de observador, en un avión Fockker F-28 de la FAA en vuelo a las islas.

El primer vuelo con el BAC1-11-500 matrícula LV-OAX lo efectué el día 21 de abril junto al Primer Oficial Eladio Gosso y como extra tripulante el Cmte. Aldo Ríos

Transportamos 8500 kg. de carga consistente en cajones de manzanas, y en otro vuelo con 10.000 / 11.000 kg. de carga útil

   

Los despegues de CRV se hacían con el peso máximo de rampa permitido de 105.000 Lbs. (que nunca había sido usado en vuelos comerciales de BAC1-11, en Austral) y el aterrizaje en la isla también había que efectuarlo con peso máximo permitido por el manual de vuelo, porque como en Malvinas no había combustible, debíamos tener la reserva suficiente para el regreso al continente.

La pista de Malvinas tenía 1.300 metros de extensión orientada 26/08 compuesto de planchas de aluminio, balizada con pocos “bochones” alimentados a combustible. La operación con nuestro BAC se hacía al límite cuando en alguna ocasión estaba mojada por precipitación

El avión había sido preparado para esta operación de transporte habiéndosele quitado los tapizados y alfombras. A mi solicitud, también había sido equipado con conjuntos de frenos nuevos, cubiertas nuevas, limpia parabrisas nuevos y faros de 1000 watts, mas botes salvavidas completos y chalecos salvavidas

Los tripulantes y todo el personal afectado éramos conscientes que al estar asignados a una operación bélica estábamos expuestos a las consecuencias lógicas del combate y lo hacíamos en forma “HONORIFICA Y PATRIOTICA”. Nos sentíamos orgullosos de poder contribuir y participar en esta movilización nacional aportando nuestra experiencia de vuelo, sobre todo, sabiendo las necesidades de transporte que había en ese momento

Habíamos tomado conocimiento que de tener un percance serio en pista, que no nos permitiera abandonar la misma por nuestros propios medios, la aeronave seria sacada con una topadora dado que la prioridad absoluta era mantener la pista operable las 24 horas del día, los siete días de la semana. Eso nos obligaba a ser muy detallistas y extremadamente cuidadosos de todos los parámetros y etapas del vuelo, sobre todo en el aterrizaje y despegue malvinense.

El segundo vuelo lo efectué el día 22 de abril con el Primer Oficial Juan Carlos Bassini transportando 118 soldados con su equipo de guerra, y el tercer vuelo lo efectuaron el Cmte. Aldo Ríos y el Primer Oficial Eladio Gosso transportando carga general.

El cuarto vuelo lo efectué durante la madrugada siguiente con el Cmte. Mariano Iribarne y los Primeros Oficiales Jorge Canese y Juan Carlos Bassini transportando una compañía de 119 soldados y sus equipos. Este vuelo tuvo la particularidad que realizamos toda la fase de aproximación final y aterrizaje en plena Alerta. Tan pronto tocamos tierra, la tropa que venía de pasajero evacuo rápidamente el avión en la misma pista y sin detener los motores y en muy pocos minutos, despegamos inmediatamente. Tal vez batimos un record de entrega de soldados y material, dentro de la historia del transporte militar. Siempre tendré presente que los dejamos de prisa y en medio de una absoluta oscuridad, con una temperatura de 5º grados C, fuerte viento, y llovizna. No obstante el operativo se hizo tan rápido que mientras regresaba en el vuelo pensaba que no se habían desembarcado de las bodegas los equipos para la guerra, pero felizmente no fue así

 

Nos queda el recuerdo de las diferentes alertas mientras aproximábamos, especialmente cuando por meteorología  debíamos alejarnos hacia el este para descender, en una oportunidad hasta 100 pies por radio altímetro para mantener contacto y acercarnos con la única radio ayuda existente, un VOR, ubicado en la “ciudad” siguiendo un radial que nos llevaba a pasar por lo que sería una baliza interna, (no tenía DME) y que ayudado por el Radar del avión (que en mapis” en rango de 5 millas) nos daba con apreciable precisión la costa ya que la cabecera 26 estaba próxima. Es importante recordar, que el alejamiento nuestro hacia el este, nos acercaba a la flota británica que sabíamos estaba en camino, pero que no teníamos información de su posición.

Quiero resaltar el importante apoyo y eficiencia del Radar Malvinas en todo momento.

 

El 23 de abril se nos ordenó regresar a Aeroparque, a pesar de nuestra total disposición a continuar con los vuelos

Quisiera destacar el apoyo y la colaboración de todos los que participaron en este evento.

Además de los pilotos mencionados, los Mecánicos embarcados y Auxiliares de Carga, Sres. Carlos Ruiz, Hugo Zacherl, Aldo Comisso, Víctor Connor y Hugo Cochello; como así también al Sr. Aldo Pagano Despachante Operativo que también voló con nosotros.

También deseo resaltar y subrayar una mención especial para el Sr. Juan Carlos Guarente (que se desempeñaba como Sub Gerente de la escala de AUSTRAL  en CRV) quien, ente la necesidad de contar con alguna persona a bordo que conociera el rol de evacuación de emergencia, el accionamiento de apertura y cierra de las puertas y accionamiento de escaleras en forma rápida y eficiente (en Malvinas los vientos por lo general  eran fuertes y arrachados) se presentó voluntario y con gran disposición. Recuerdo que compraba enormes bandejas de sándwiches y bebidas  gaseosas que pagaba con su dinero personal y le daba de comer a los soldados; no contento con ello, una vez finalizado este precario “servicio”, tomaba el micrófono y los entretenía hasta hacerlos reír. Una forma muy particular de animar a aquellos soldados que al embarcar trasuntaban en sus semblantes la preocupación de marchar hacia lo desconocido, a una posible guerra, que lamentablemente pocos días más tarde comenzó. Estoy seguro que más de uno de esos valientes, le estará eternamente agradecido. Agrego a esto, que Juan Carlos Guarente en CRV, además, visitaba los Hospitales reconfortando y asistiendo a los que por razones de la guerra estaban internados allí. Uno de los tantos héroes anónimos que tuvo este conflicto.

Todos los tripulantes y auxiliares mencionados recibieron la Medalla del Congreso de la Nación Argentina

*El Cmte. Bernardo Schönfeld (actualmente jubilado) ingreso a la empresa Austral Líneas Aéreas en el año 1967. Voló los aviones Curtis C-46,  Douglas DC-6,  Nihon –YS 11,  BAC1-11-400/500,  Douglas DC9-S80 y  MD-82/83. Se desempeñó como Instructor de Vuelo y ocupo los cargos de Inspector, Gerente de Planificación y Control, a cargo de Control de Combustible.

En su trayectoria en la aviación comercial internacional, voló en Europa y Medio Oriente. Se jubiló con 24.143 horas de vuelo. Fue el responsable de dirigir las operaciones de la empresa en Malvinas. Recibió la Medalla del Congreso de la Nación Argentina

*Fotos en donde figura el texto: “Archivo Fuerza Aérea Argentina”, son una gentileza del Sr. Comodoro (RE) Héctor Rusticcini, Director Gesta Veteranos de Malvinas

 

Esta foto fue tomada en aeroparque una vez finalizado el vuelo en conmemoración del “Bautismo de Fuego” de la Fuerza Aérea Argentina. El MD LV-WGN participo del desfile aéreo.

Los tripulantes que aparecen en la foto, de civil es el Mayor de FAA Sr. Daniel Méndez destacado por FAA, Cmte. Bernardo Schönfeld, secundado por los dos Primeros Oficiales, Guillermo Marazzo y Alejandro Gil

Fotos y textos: Archivo Cmte. Bernardo Schönfeld

 

 

DESFILE AEREO EN CONMEMORACION DEL BAUTISMO DE FUEGO DE LA FUERZA AEREA ARGENTINA (1997)

La Fuerza Aérea Argentina recuerda su Bautismo de Fuego los 1º de Mayo de cada año, pero en el año 1997 se cambió al 6 de mayo.

El acontecimiento aeronáutico consistió en un vuelo en formación y duro 01:35 hs. Estuvo liderado por la aeronave guía, un Boeing 707 de FAA al que le formaba como segundo numeral el MD 83 LV-WGN perteneciente a Austral. Le seguía un Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas y posteriormente Escuadrillas de caza de las diferentes Brigadas del país.

Luego, aeronaves civiles que integraron el Escuadrón “Fénix” y Helicópteros Militares. En total participaron 28 máquinas. La formación finalizo con una pasada baja sobre la plataforma del Aeropuerto de Morón y de Palomar, donde estaba el Presidente de la Nación Dr. Carlos S Menem, autoridades nacionales y efectivos Militares