Infofenix 70

INFOFENIX

ORGANO OFICIAL DE PRENSA Y DIFUSION DEL

ESCUADRÓN FÉNIX

VETERANOS DE GUERRA  – ASOCIACIÓN CIVIL

Personería Jurídica – Res. I.G.J. N° 840/96

UNIDAD OPERATIVA DE LA FUERZA AÉREA ARGENTINA 

N° 70 –  Agosto 2018

 

                                                  Domicilio Legal                                                                 Anexo

Paraná 326 – Piso 9° Oficina 35                         Aeródromo Morón – Hangar 5 – Of. T-24

C.P. 1017 – Capital Federal                                  Av. Eva Perón 2200 – CP 1708 – Morón

Web: www.escuadronfenix.org.ar

Correo electrónico: info@escuadrofenix.org.ar

FACEBOOK  http://www.facebook.com/pages/Escuadrón-Fénix-Veteranos-de-Guerra

Redacción y Diagramación  VGM Lic. Rubén C. Álvarez – Vocal 2º

 

RECORDANDO LOS CUMPLEAÑOS

MES DE AGOSTO    

01  IRAIZOZ  Martín Enrique.

01  MUSANTE  Alfredo Edgardo.

09  CANCRINI  Miguel Ángel.

10  GONZALEZ  Alberto Raúl Marcelo.

11  ARCE  Ramón Luis.

11  HARRIAGUE  Roberto Enrique.

13  RIVERO de Guevara Olga Lidia.

20  WILLIAMS Alberto Hernan.

21  MOYANO  Rubén Ricardo.

22  ALVAREZ  Rubén Cesar.

22  PIGNATO  Roberto Luis.

23  MERCANTE  Hugo Silvio.                          

25  BENEDITTO  Horacio Alberto.

27  MASCARIN  Ángel Pedro.

29  GERVAI  Claudio José Esteban.

30  MARIANI  Roberto Constantino.

30  RODRIGUEZ  Carlos Manuel.

MES DE SEPTIEMBRE   

04  NISHIMOTO  Alejandro Horacio.

17  CACERES  Héctor Lisardo.

26  DUCUING  Marcelo Eduardo.

27  CASTRO  Manuel Mariano.

MES DE OCTUBRE    

04  FORASTIERO José Alberto.

07  BIANCO  Eduardo Ernesto.

10  PAGLIANO  José Angel.

12  TILLOUS  Carlos.

12  VAZQUEZ  Américo Bar.

21  RODRIGUEZ  Jorge Luis.

27  MARTINEZ  Ezequiel Fernando.

30  GAVAGNIN  Rodolfo.

MES DE NOVIEMBRE     

06   MAC INTYRE  Alberto Jorge.

09   BARRERAS  Norberto  Agustin.

10   SPALLA  Luis  Alberto.

14   GONZALEZ  Edgardo Higinio.

20   PAEZ ALLENDE  Jorge Luis.

20   VILLAVERDE Francisco Daniel.

23   BERTOGLIO  Robel  Edgardo.

SE INVITA A LOS SEÑORES ASOCIADOS A PARTICIPAR DE LAS REUNIONES Y ACTIVIDADES DEL ESCUADRÓN. RECORDAMOS QUE ES MUY IMPORTANTE PARA LA VIDA Y SUBSISTENCIA DE ESTA ASOCIACIÓN LA INTEGRACIÓN DEL GRUPO HUMANO QUE LA CONFORMA Y ASÍ EVITAR QUE SE CUMPLA EL  DECÁLOGO DE COMO MATAR A UNA ORGANIZACIÓN

 

 22 de mayo de 2018

RESCATE DE LOS INTEGRANTES  DE LA PATRULLERA DE LA P.N.A. GC – 83 RIO IGUAZU

La Asociación Civil “Escuadrón Fénix Veteranos de Guerra, recibió la invitación para dos personas del Prefecto Mayor Osvaldo Aguirre,  para participar en el Acto conmemorativo de la Prefectura Naval Argentina, concurrieron el Presidente VGM Dr. Ignacio J. Arcidiacono y el Vicepresidente VGM Sr. Carlos M. Rodríguez.

Conmemoramos la actuación de la Prefectura Naval Argentina en la Guerra de Malvinas

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, presidió la ceremonia en la que se conmemoró la actuación de la Prefectura Naval Argentina en la Guerra de Malvinas.

El acto, en el que se recordó el combate aeronaval del guardacostas GC-83 “Río Iguazú, atacado el 22 de mayo de 1982 por dos aviones ingleses, contó con la presencia del secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, acompañado por el vicegobernador de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, Juan Carlos Arcando,  el Prefecto Nacional Naval, prefecto general Eduardo Scarzello y el Subprefecto Nacional Naval, prefecto general Hugo Ilacqua.

En la oportunidad, la Ministra entregó distinciones al comodoro mayor (RE) Alejandro Vergara y a Terciano Zampieri.  Vergara era teniente de la Fuerza Aérea Argentina, en tanto Zampieri formó parte de la Red de Observador del Aire, un grupo de civiles voluntarios que prestaron servicio junto a la Fuerza Aérea en Malvinas.

Cabe destacar que la Prefectura Naval Argentina tuvo una destacada actuación en la Guerra de Malvinas. Las tripulaciones de los guardacostas GC-82 “Islas Malvinas” y el GC-83 “Rio Iguazú”, que participaron del conflicto, fueron reconocidas y a las banderas de ambos guardacostas se les otorgó la distinción “Operaciones de Combate” y “Prefectura en Malvinas

   Fuente: Prensa de la P.N.A.
Oleo sobre tela realizado por el VGM Exequiel F. Martínez que representa al helicóptero H-85 de la FAA, en momentos que realiza el rescate del fallecido, los heridos y sobrevivientes de la patrullera de la P.N.A. GC-83 Rio Iguazú

  

  

  

  

  

  

Agradecemos las fotos al Socio Carlos M. Rodríguez

 

01 de junio de 2018

Acto conmemorativo del derribo del Hércules C-130  matricula TC-63

Recibida la invitación por parte de RRPP de la I. Brigada Aérea “El Palomar”, para el acto en conmemoración del 36º Aniversario del derribo del avión Hércules C-130 matricula TC-63.

Nuestra Asociación Civil Escuadrón Fénix Veteranos de Guerra, confirmo la presencia de los socios VGM Dr. Ignacio J Arcidiacono, VGM Sr. Robel E. Bertoglio, VGM Sr. Miguel A. Cancrini y VGM Sr. Víctor N. Connor.

  

12 de junio de 2018

 ACTO  CONMEMORATIVO.

Domus et Schola

Patriam Faciunt

ST. BRENDAN’S  COLLEGE   

Incorporado a la Enseñanza Oficial  (A-607

JORNADA DE AFIRMACIÓN DE LOS DERECHOS ARGENTINOS SOBRE LAS  MALVINAS, ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR Y SECTOR ANTÁRTICO – 2018

A partir de las 08:00 horas el vicepresidente Sr. VGM. Carlos M. Rodríguez participo en el programa de exposiciones con el tema Fuerza Aérea Argentina, Escuadrón Fénix Aviadores Civiles en Malvinas.

Agradecemos las fotos al Socio Carlos M. Rodríguez

  

  

  

14 de junio de 2018

36º Aniversario del “Día de la Máxima Resistencia”

El 13 de junio en horas de la tarde, se reunieron varios miembros y esposas de la CPHGAS y del Escuadrón Fénix a los fines de preparar los claveles rojos de homenaje, colocando en cada una de ellos el nombre del héroe que dio su vida por la Patria.

    

 

Este homenaje ha sido organizado por la Comisión Permanente de Homenaje a la Gesta del Atlántico Sur y el Escuadrón Fénix Veteranos de Guerra Asociación Civil, contando con la colaboración de la Unión de Excombatientes de Tigre  y de la Intendencia Municipal de Tigre. El acto se realizó a partir de las 11:30 horas en el Paseo Victorica y Tedin en la localidad de Tigre

Sucesión de la Ceremonia

  1. Adopción dispositivo inicio de ceremonia.
  2. Ingreso de autoridades.
  3. Palabras de bienvenida y alusivas al acto.
  4. Ingreso de la urna con la Bandera Histórica del Hospital Militar de Puerto Argentino.
  5. Himno Nacional Argentino.
  6. Bendición del acto y ofrendas florales.
  7. Palabras del Presidente del Escuadrón Fénix.
  8. Palabras del Presidente de la C.P.H.G.A.S.
  9. Palabras de la Presidente del Honorable Consejo Deliberante del Partido de Tigre.
  10. Minuto de Silencio.
  11. Ceremonia del arrojo al rio de los claveles rojos en honor a nuestros caídos.
  12. Desfile de Veteranos y Fuerzas Armadas
  13. Desplazamiento de Banda – Cierre.

Entidades y Autoridades Presentes

  • Alejandra Nardi Presidente del H. C. D. quien presidió el acto
  • Concejales y Autoridades del Municipio de Tigre:
  • Representantes de los Jefes de los Estados Mayores Generales de las Fuerzas Armadas.
  • Representantes de los Jefes de las Fuerzas de Seguridad
  • Capitán de Navío VGM (RS) Alberto J. Monges Director del Museo Naval de la Nación
  • Comodoro Humberto P. Di Mascio Director de Malvinas e Islas del Atlántico Sur FAA.
  • Familiares y allegados de los Caídos en Malvinas
  • Delegaciones de Escuelas de Tigre con Banderas y Escoltas
  • Brigadier (R) VGM Gustavo Aguirre Faget.
  • Comodoro Mayor VGM (R) Alejandro Vergara
  • Oficiales y Suboficiales (en actividad y retirados), pertenecientes a las FFAA y FFSS
  • Señores miembros de la C.D. de la C.P.H.G.A.S.
  • Vecinos del Partido de Tigre

La formación denominada  “Agrupación Malvinas Argentinas”, integrada por:

  • La Banda de Música de la Prefectura Naval Argentina
  • Sección del Ejército Argentino con bandera y escoltas
  • Sección de la Gendarmería Nacional con bandera y escoltas.
  • Sección de la Fuerza Aérea Argentina con su bandera y escoltas
  • Sección de la Prefectura Naval Argentina con su bandera y escoltas
  • Completan la Agrupación Malvinas Argentinas, que son los principales destinatarios de este Homenaje el Agrupamiento de Veteranos de Guerra compuesto por:
  • Escuadrón Fénix Veteranos de Guerra Asociación Civil
  • Grupo Vuelos Secretos 707·Veteranos de Guerra de Aerolíneas Argentinas “
  • Agrupación Bahía Agradable de la Fuerza Aérea Argentina
  • Centro de Civiles de Veteranos de Guerra “Operativo Malvinas”
  • Asociación se Veteranos de Guerra de Malvinas (AVEGUEMA)
  • Unión de Excombatientes de las Islas Malvinas de la República Argentina de Tigre.
  • Delegación de Veteranos de Guerra de la Fuerza Aérea Argentina
  • Delegación de Veteranos de Guerra de la Armada Argentina.
  • Delegación de Veteranos de Guerra del Ejército Argentino
  • Delegación de Veteranos de Guerra de la Prefectura Naval Argentina
  • Delegación de Veteranos de Guerra de Gendarmería Nacional
  • Centros de Veteranos de Guerra de San Martin, Tres de Febrero, Presidente Perón, Esteban Echeverría, José C. Paz y La Matanza

Por el Escuadrón Fénix estuvieron presentes  los socios VGM  Roque G Alegría, VGM  Rubén C Álvarez,  VGM Ignacio J. Arcidiacono, VGM  Robel E. Bertoglio, VGM  Miguel A. Cancrini, VGM  Manuel M. Castro, VGM  Víctor A. de la Fuente, VGM Lorenzo González, VGM Antonio J. Maceda, VGM  José Martin Sánchez, VGM  Carlos L. Miranda, VGM  Jorge L Páez Allende, VGM Mario A. Quarleri, VGM  Carlos M. Rodríguez, y la Sra. Daysi Rendo Gadea,

Desarrollo del acto

Presidio el acto la Presidente del Honorable Consejo Deliberante del Partido de Tigre Dra. Alejandra Nardi.        El Jefe de la Agrupación presentó los efectivos que integran la “Agrupación Malvinas Argentinas”, ordenando los honores correspondientes.                                                                                                                                    Ingreso de la urna con la Bandera Histórica del Hospital Militar de Puerto Argentino, con dos escoltas del Regimiento Patricios.                                                                                                                                                  A continuación se interpretó el Himno Nacional  y luego el presbítero dio su bendición al acto y flores.               La Presidente H.C.D. entrega presentes recordatorios al Escuadrón Fénix y a la C.P.H.G.A.S.                            Posteriormente las Palabras de las autoridades presentes.

Tras el minuto de silencio en memoria de los caídos en guerra, se realizó la ceremonia en la cual se arrojaron 649 claveles rojos al río, con los nombres de los héroes que dejaron su vida en las Islas. La misma fue concretada desde el  Guardacostas GC 64 “Mar del Plata” de la P.N.A. por las autoridades presentes e invitados, y desde la costanera por las otras autoridades presentes y asistentes al acto. La flor roja 650 con crespón en honor a los Veteranos de Guerra fallecidos postguerra fue arrojada por la Sra. Daysi Rendo Gadea.

A continuación se realiza el desfile de los Veteranos de Guerra, de las Fuerzas Armadas y Seguridad, desplazamiento y paso de la Banda de Música y cierre del acto.                                                                              Finalizado este homenaje se retira la urna con la Bandera Histórica.                                                          Posteriormente se realizó un almuerzo de camaradería en un restaurante aledaño.

  

    

 

 

    

  

 

 

 

20 de junio de 2018

DIA DE LA BANDERA Y SU JURA

Estimado Sr. Presidente / Directores:
Con motivo de celebrarse el “Día de la Bandera y la Jura de la lealtad a la
Bandera Nacional por parte de los soldados Voluntarios”, el Comodoro D.
Humberto Pedro Di Mascio, tiene el agrado de invitar a Usted a participar de
la ceremonia, la cual se llevará a cabo el día miércoles 20 de Junio del
corriente año, a las 10:00 horas, en el Helipuerto del Edificio Cóndor,
Comodoro Pedro Zanni Nº 250  – Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En caso de condiciones climáticas adversas la ceremonia se realizará en el
Hall Central del Edificio Cóndor.
Saludamos a ud. muy cordialmente.
Sector Veteranos
Uniforme: “VGM” – Saco y Corbata                         
S.R.C Teléfono: 4317-6698
Dirección Malvinas e Islas del Atlántico Sur
Departamento Gesta de Malvinas

Nuestra Asociación Civil recibió la invitación de parte del Comodoro D. Humberto Pedro Di Mascio, Director de la Dirección Malvinas e Islas del Atlántico Sur para participar de la Ceremonia por el “Día de la Bandera y la Jura de la lealtad a la Bandera Nacional por parte de los soldados Voluntarios”

Por el Escuadrón Fénix estuvieron presentes  los socios VGM Víctor A. de la Fuente, VGM Antonio J. Maceda, VGM Alejandro H Nishimoto, VGM  Jorge L Páez Allende, VGM Jorge L Rodriguez, VGM Carlos M. Rodríguez y VGM Fernando Soldan.

Participaron  Veteranos de Guerra del Grupo Vuelos Secretos 707·de Aerolíneas Argentinas y de la Fuerza Aérea Argentina

  

  

Veteranos de Guerra del Escuadrón Fénix y del Grupo Vuelos Secretos 707

Don  Torcuato

DIA DE LA BANDERA

Nuestra Asociación Civil recibió la invitación para participar de la Ceremonia por el “Día de la Bandera” que se realizara en la Plaza General Belgrano de la Ciudad de Don Torcuato

Por el Escuadrón Fénix estuvieron presentes  los socios VGM  Roque G Alegría, VGM  Robel E. Bertoglio, VGM  Manuel M. Castro y VGM  José Martin Sánchez, quienes participaron con el Estandarte de la Asociacion.

 

 

30 de junio de 2018

Vigesimo Segundo Aniversario de la Asociación Civil 

Escuadrón Fénix Veteranos de Guerra 

El sábado 30 de junio a partir de la 14: 00 horas se realizó el almuerzo de camaradería por el 22° Aniversario del ESCUADRÓN FÉNIX – VETERANOS DE GUERRA – ASOCIACIÓN CIVIL, que fuera constituido el 28 de junio de 1996.

El mismo se llevó a cabo en el restaurante del Hindú Club de Don Torcuato, y permitió el reencuentro de camaradas y como es costumbre, compartir un sin número de anécdotas propias y ajenas de nuestra actividad durante el conflicto, como así también durante nuestra vida en la aeronáutica actual y pasada.

Participaron los socios Sres. VGM Pedro R. Alcobe, VGM Roque G Alegría, VGM Ignacio J. Arcidiacono, VGM Roberto J. Barrientos, VGM Robel E. Bertoglio, VGM Miguel A. Cancrini, VGM Manuel M. Castro, VGM Víctor A. de la Fuente, VGM Norberto F. Garcia Marin, VGM Lorenzo González, VGM Juan C. Guarente, VGM Fausto G. Ibarra, VGM Antonio J. Maceda, VGM José Martin Sánchez, VGM Alejandro H. Nishimoto, VGM Jorge L Páez Allende, VGM  Carlos M. Rodríguez, VGM Fernando Soldan y Sr. Jorge E. Paez

Los invitados especiales fueron por el Centro de Civiles Operativo Malvinas su secretario Sr. VGM Jose Parada y subsecretario el Sr VGM Omar Cuzzi, por la C.P.H.G.A.S. su presidente Tte. Cnel (R) Ernesto D. Fernández Maguer y su vicepresidente Cdor. Gustavo Varela Carlomagno, por el Municipio de Tigre el Secretario de Participación y Relaciones con la Comunidad Sr. Emiliano Mansilla  y el Director de Entidades Intermedias Sr. Ariel Arnedo,

La Asociación Civil agradece las fotos a los socios Víctor A. de la Fuente y Carlos M. Rodríguez

   

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

  

9 de julio de 2018

202º Aniversario de la Declaración de la Independencia

Recibimos la Invitación por parte de la Jefatura de la I Brigada Aérea “El Palomar” por la celebración del “202º Aniversario de la Declaración de la Independencia” acto y desfile a realizarse el 9 de julio de 2018 a partir de las 09:30 horas sobre la Avenida Carrosella en El Palomar

Nuestra Asociación Civil participo de la ceremonia con la presencia de  los socios VGM Roque G. Alegría, VGM Ignacio J. Arcidiacono, VGM Robel E. Bertoglio, VGM Mariano M. Castro, VGM Víctor N. Connor, VGM Víctor A. de la Fuente, VGM Antonio J. Maceda, VGN Carlos L. Miranda, VGM Hipólito B. Molina Carranza, VGM Jorge L. Rodríguez, VGM José Martin Sánchez y VGM Francisco D. Villaverde. Asimismo participaron los Veteranos de Guerra de la Fuerza Aérea Argentina

https://www.diariopopular.com.ar/noroeste/tagliaferro-compartio-cientos-vecinos-los-festejos-el-9-julio-n358343

NOROESTE

09 de julio de 2018 –

Tagliaferro compartió con cientos de vecinos los festejos

por el 9 de julio

En el 202° aniversario de la Declaración de la Independencia, el Intendente conmemoró la fecha patria con las familias del distrito en un desfile cívico-militar realizado en El Palomar. 

Morón se tiñó de celeste y blanco. Para celebrar el Día de la Independencia en el distrito se realizaron diferentes actividades y los vecinos disfrutaron en familia de un desfile cívico-militar a cargo de la 1° Brigada Aérea en El Palomar. El Intendente  Ramiro Tagliaferro  encabezó la celebración para conmemorar la fecha patria.

Junto a cientos de familias de Morón, el Intendente Ramiro Tagliaferro expresó: “Nuestra historia de Independencia se sigue construyendo todos los días, con cada gesto, con cada propuesta, con solidaridad, entusiasmo“. “A nosotros nos une el futuro y el hacer por nuestra bandera, por Morón, por nuestro país, por nuestra Nación“, remarcó.

El desfile cívico-militar fue a lo largo de la calle Carosella y, posteriormente, todos compartieron un desayuno patrio en la Plaza Alas Argentinas. Participaron autoridades de la 1° Brigada Aérea, la Comisión de Festejos de El Palomar, Veteranos de Guerra, instituciones militares, Policía Local, Seguridad Ciudadana, la Dirección de Tránsito municipal, organizaciones civiles y escuelas públicas y privadas de la localidad, entre otros.

Por otra parte, los vecinos también asistieron a un acto realizado en la Plaza Gral. San Martín, que contó con la participación de la Orquesta Sinfónica Municipal, la artista local Antonella Fernández y los alumnos de la Tecnicatura en Gastronomía del I.M.E.S.

Hoy seguimos recordando y valorando ese día en el que decidimos terminar con la dominación extranjera, con las divisiones. La Patria somos todos, y hoy en Palomar participaron miembros de toda nuestra comunidad. Muy contento de haber vivido juntos este día de nuestra Patria“, cerró el Intendente acompañado por miembros del gabinete municipal.

Durante la mañana, entre otros, también estuvieron presentes miembros del Obispado de Morón, del Poder Judicial, Consejo Escolar, representantes de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad y concejales del Honorable Concejo Deliberante.

  

  

   

 

EN EL MES DE SU PASO A LA INMORTALIDAD 

(17 – Agosto – 1850)

RECORDAMOS AL PADRE DE LA PATRIA

General José Francisco de San Martín y Matorras

 Así informaron en Francia la muerte de José de San Martín

Por: Claudia Peiró cpeiro@infobae.com

El 21 de agosto de 1850, un diario de Boulogne-sur-mer publicó una necrológica que sorprende por lo completa y detallada. Escrita por un amigo francés, es una minibiografía exenta de algunas deformaciones de que fue objeto luego la trayectoria del Libertador.

     

Adolph Gérard era el propietario de la casa que San Martín habitó en Boulogne-sur-mer durante poco más de un año y medio y en la cual murió. El general alquilaba un piso del edificio de la Grande Rue 105 –hoy propiedad de la República Argentina– en cuya planta baja residía el propio Gérard, abogado, periodista y por entonces director de la biblioteca de esa ciudad marítima del noroeste de Francia.

Gérard cultivó la amistad de San Martín en ese período y cuando éste murió auxilió a su hija y yerno en todos los trámites relativos a su sepelio. Días después, el 21 de agosto, publicó un extenso artículo en el diario local sobre la vida y la trayectoria político-militar de su ilustre inquilino.

Considerando que no se había escrito aún la historia de la Independencia Sudamericana y de sus protagonistas, y teniendo en cuenta también la inmediatez de esta publicación –hecha a tan sólo cuatro días de la muerte del general– cabe suponer que la fuente de los detallados conocimientos de que hace gala Adolph Gérard en su texto sobre la vida de San Martín era el mismo protagonista. De ahí su incalculable valor. Y por eso también la sorpresa ante la escasa atención que le prestaron posteriormente los estudiosos de la vida de San Martín a este texto, en el cual hay referencias a aspectos de su trayectoria que luego fueron reinterpretados, polemizados o silenciados por biógrafos supuestamente más “rigurosos” y documentados. Un caso es el de la famosa entrevista de Guayaquil. Gérard refiere lo allí discutido –no habla de secreto– y da por cierta –citando un párrafo– una famosa carta de San Martín a Bolívar –posterior a su célebre encuentro– que hizo correr ríos de tinta a los historiadores en una interminable polémica sobre su autenticidad.

“Aunque cinco años mayor que su rival de gloria, (San Martín) le ofreció (a Bolívar) su ejército –dice Gérard sobre la entrevista que tuvo lugar en Guayaquil el 22 de julio de 1822–, le prometió combatir bajo sus órdenes, lo conjuró a ir juntos al Perú y a terminar allí la guerra con brillo, para asegurar a las desdichadas poblaciones de esas regiones el descanso que tanto necesitaban. Con vanos pretextos, Bolívar se negó. Su pensamiento no es, parece, difícil de penetrar: quería anexar el Perú a Colombia, como había anexado el territorio de Guayaquil. Para eso, debía concluir solo la conquista. Aceptar la ayuda de San Martín era fortalecer a un adversario de sus ambiciones. Bolívar sacrificó por lo tanto sin hesitar su deber a sus intereses”.

Y sobre la que se conoce como “carta de Lafond” por el nombre del autor francés que primero la publicó completa, agrega Gérard: “De Lima misma, y con fecha del 29 de agosto, había anunciado a Bolívar sus designios en una carta mantenida secreta hasta estos últimos años, y que es como un testamento político (…): ‘He convocado, le decía, para el 20 de septiembre, el primer congreso del Perú; al día siguiente de su instalación, me embarcaré para Chile, con la certeza de que mi presencia es el único obstáculo que le impide venir al Perú con el ejército que usted comanda… No dudo de que después de mi partida el gobierno que se establecerá reclamará vuestra activa cooperación, y pienso que usted no se negará a una tan justa demanda’”.

Otro detalle interesante en el artículo del Impartial de Boulogne-sur-mer es la síntesis que hace Gérard del pensamiento político de San Martín, en términos que iluminan la futilidad de la discusión sobre el monarquismo del Libertador; no porque lo niegue, sino porque lo explica, al ponerlo en contexto: “Partidario exaltado de la independencia de las naciones, sobre las formas propiamente dichas de gobierno no tenía ninguna idea sistemática. Recomendaba sin cesar, al contrario, el respeto de las tradiciones y de las costumbres, y no concebía nada menos culpable que esas impaciencias de reformadores que, so pretexto de corregir los abusos, trastornan en un día el estado político y religioso de su país: ‘Todo progreso, decía, es hijo del tiempo’. (…) Con cada año que pasa, con cada perturbación que padece, la América se acerca más aún a esas ideas que eran el fondo de su política: la libertad es el más preciado de los bienes, pero no hay que prodigarla a los pueblos nuevos. La libertad debe estar en relación con la civilización. ¿No la iguala? Es la esclavitud. ¿La supera? Es la anarquía”.

Gérard nos deja también una descripción del aspecto y carácter de San Martín por aquel entonces. Cabe señalar que, dos años antes de su muerte, en 1848, su hija Mercedes lo convenció de posar para un daguerrotipo, por entonces toda una novedad. Esa es por lo tanto la única “fotografía” que tenemos de él: aquella en la cual está sentado y luce el cabello encanecido. Permite calibrar cuáles de los tantos retratos pintados de él son los más fidedignos.

Así describía Gérard a su inquilino: “El señor de San Martín era un bello anciano, de una alta estatura que ni la edad, ni las fatigas, ni los dolores físicos habían podido curvar. Sus rasgos eran expresivos y simpáticos; su mirada penetrante y viva; sus modales llenos de afabilidad; su instrucción, una de las más extendidas; sabía y hablaba con igual facilidad el francés, el inglés y el italiano, y había leído todo lo que se puede leer. Su conversación fácilmente jovial era una de las más atractivas que se podían escuchar. Su benevolencia no tenía límites. Tenía por el obrero una verdadera simpatía; pero lo quería laborioso y sobrio; y jamás hombre alguno hizo menos concesiones que él a esa popularidad despreciable que se vuelve aduladora de los vicios de los pueblos. ¡A todos decía la verdad!”.

Del relato de Gérard, emerge además una imagen diferente del ostracismo de San Martín, presentado por muchos de sus biógrafos como un período de oscuridad y silencio. Aunque, “menos conocido en Europa que Bolívar, porque buscó menos que él los elogios de sus contemporáneos”, dice Gérard, no era un exiliado ignoto: “En sus últimos tiempos, en ocasión de los asuntos del Plata [el bloqueo anglo-francés del Río de la Plata en tiempos de Rosas], nuestro Gobierno se apoyó en su opinión para aconsejar la prudencia y la moderación en nuestras relaciones con Buenos Aires; y una carta suya, leída en la tribuna por nuestro Ministro de Asuntos Extranjeros, contribuyó mucho a calmar en la Asamblea nacional los ardores bélicos que el éxito no habría coronado sino al precio de sacrificios que no debemos hacer por una causa tan débil como la que se debatía en las aguas del Plata”.

Este hecho –la lectura de una carta de José de San Martín en el parlamento francés en la cual el general les advertía de que no podrían doblegar al pueblo argentino– muestra no sólo que su presencia en Francia no era ignorada por las autoridades de ese país sino que él se mantuvo siempre atento a lo que sucedía en su Patria e intervino cada vez que pudo con los medios a su alcance en defensa de la independencia que había conquistado.

 

El mito de José de San Martín, el soldado «andaluz» que apuñaló al Imperio español en América

Su experiencia militar en la península, donde combatió a los franceses durante la Guerra de Independencia, le legitimó para dirigir a los rebeldes contra el último bastión de España en Sudamérica, el Virreinato del Perú

 San Martín proclama la independencia del Perú en 1821., por Juan Lepian

Por: César Cervera
@C_Cervera_M  Seguir Actualizado:29/08/2017

Las guerras de independencia en América las hicieron los descendientes de españoles, los criollos, que representaban en torno al 10 y 15% de la población. No los mestizos ni los indígenas, mayoría en el continente. Ellos se limitaron a derramar su sangre por ambos bandos. Los libertadores como José de San Martín descendían de la clase gobernante (su padre fue teniente de gobernador) y aspiraban a heredar los privilegios que acaparaban los peninsulares. La mayor parte de los criollos eran terratenientes y comerciantes, pero estaban apartados de los puestos de poder. El mismo perro pero con distinto collar, diría el refranero popular.

Un niño militar que se hizo libertador

José de San Martín nació en Yapeyú, hoy Argentina, el 25 de febrero de 1778, en el seno de una familia de tradición militar. El padre, un hidalgo español de clase media, ejerció como capitán y ayudante mayor de la Asamblea de Infantería de Buenos Aires hasta que, en 1774, fue nombrado teniente de gobernador del departamento de Yapeyú, una misión jesuítica a orillas del río Uruguay huérfana de poder tras la expulsión de la orden. Asimismo, la madre del libertador también era española y de familia destacada, Gregoria Matorras del Ser, prima hermana del gobernador y capitán general del Tucumán.

Precisamente dos de los cinco hijos del matrimonio, entre ellos José, nacieron estando destinado como teniente allí. Sus primeros compañeros de juegos fueron indios guaraníes. Si bien, el matrimonio se desplazó a España en abril de 1784, donde José iba a tomar contacto con el Ejército español que tanto amaba su padre.

El criollo comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid, un lugar de formación para los hijos de los nobles y los militares, aunque otras fuentes descartan que pasara por esta escuela de élite. Para entrar era necesario «constar ser hijosdalgo notorios según las leyes de Castilla, limpios de sangre y de oficios mecánicos por ambas líneas». De lo que no cabe duda es que el 21 de julio de 1789, a los once años de edad, José de San Martín comenzó su carrera militar como cadete en el Regimiento Murcia, a donde entró alegando ser hijo de un capitán. Su trayectoria militar se inició en los combates contra los moros en Melilla y Orán.

Cuando todavía era un joven soldado imberbe fue agregado a la batería de artillería del Capitán Luis Daoiz, más adelante uno de los héroes del Dos de Mayo en Madrid. Antes de la Guerra de Independencia, el joven criollo había luchado ya contra los franceses en los Pirineos y contra los portugueses en la Guerra de las Naranjas (1802). En una misión de reclutamiento fue herido gravemente por unos maleantes que intentaron quitarle una maleta con tres mil reales de vellón, importe de la milicia.

La Rendición de Bailén – Museo del Prado

Todo ello sin olvidar su paso por la fragata Santa Dorotea, que formó escuadra en el Mediterráneo contra los corsarios berberiscos. Durante este periodo naval conoció en Tolón a Napoleón, al ser enviado en representación de «La Dorotea». El hecho de que el emperador le saludara influyó en la admiración que San Martín profesó siempre al corso como genio de la guerra.

En 1804, su ascenso a Capitán Segundo con 27 años, le obligó a cambiar de unidad. En el batallón de «Voluntarios de Campo Mayor», que se encontraba en Cádiz, conoció al general Francisco María Solano Ortiz de Rosas, Marqués del Socorro. Ambos eran americanos. Solano, hombre de ideas liberales, acogió con afecto y simpatía a su joven compatriota al que ayudó y aconsejó desde la experiencia. Y ambos compartían una visión pesimista sobre el futuro de España y su gobierno en los territorios americanos. Ambos notaban que la Madre patria se tambaleaba sobre sus pies.

En medio de la invasión napoleónica, Solano murió durante un levantamiento popular contra la sede del Gobierno al ser acusado de connivencia con los franceses. San Martín, hombre de orden, intentó defender a su amigo y superior del tumulto, lo cual casi le cuesta también la vida. El desorden, fuera del color que fuera, desagradaba al riguroso criollo.

Los desastres que trajo la invasión francesa habrían de desviar la carrera militar de San Martín. La Junta Central de Gobierno, establecida contra el gobierno napoleónico, ascendió al criollo al cargo de Capitán primero en el regimiento del general Castaños, «la Caballería de Borbón». En esta unidad participó en la batalla de Bailén, el 19 de julio de 1808. La primera derrota importante de las tropas de Napoleón se tradujo para San Martín en un ascenso a teniente coronel de caballería el 11 de agosto de 1808.

También participó en la batalla de La Albuera, la brocha de oro a una trayectoria de dos décadas al servicio del Ejército español, a las órdenes del general inglés William Carr Beresford. Precisamente el carácter multinacional de las fuerzas antinapoleónicas le puso en contacto con los círculos liberales y revolucionarios británicos que tanto contribuirían a la independencia americana. Su larga estancia en Cádiz afianzó durante años esa mentalidad liberal.

La extraña salida del Ejército español

Los conatos de revolución que se produjeron en Caracas y Buenos Aires en 1810 le convencieron –o eso dicen sus biógrafos más permeables al mito– de que debía acudir a su tierra natal cuanto antes a tomar partido por los suyos. A decir verdad, el oficial español no tenía nada de americano, salvo el lugar de nacimiento. Los suyos eran los miembros del Ejército español. Había pasado su vida fuera del continente, su aspecto físico era europeo y su acento era marcadamente andaluz.

José de San Martín pidió la baja de las instituciones armadas españolas para atender «asuntos familiares en Lima», lo cual era mentira, y se convenció definitivamente de en qué bando quería estar cuando el inminente derrumbamiento del Imperio español los pillara a todos debajo. Él suyo era más bien un ensoñamiento liberal por encima de uno independentista.

Los criollos se organizaban. El 12 de septiembre de 1812 se casó en Buenos Aires con María de los Remedios Escalada, la hija adolescente de una poderosa familia de la aristocracia americana. Su familia era rica, prestigiosa y partidaria de la rebelión, lo que supuso un salto económico para José de San Martín, cuya única fortuna era la que había logrado acumular durante su carrera al servicio del Imperio español. De hecho, la familia de su mujer le llamaban «el soldadote» y a veces «el andaluz», porque tocaba la guitarra y hablaba al modo de aquella tierra.

En 1813, el andaluz se incorporó al ejército rebelde a la cabeza de un cuerpo de combate de élite, los Granaderos a Caballo, que se dio a conocer en su victoria en San Lorenzo, evitando el desembarco de un ejército realista. Sin duda, el talento y experiencia militar de alguien como San Martín iban a ser cruciales para derribar el último bastión del Imperio español en Sudamérica: la tierra sembrada por Pizarro.

 El combate de San Lorenzo, de Julio Fernández Villanueva – Instituto Nacional Sanmartiniano

Si bien en los virreinatos de Nueva Granada y de Río de la Plata los procesos independentistas tuvieron un éxito instantáneo, no ocurrió igual con el Virreinato del Perú, en otro tiempo la pieza clave del poder hispánico. La mayor presencia de peninsulares que en otros territorios, la escasa implantación del espíritu independentista y la capacidad de mando del virrey José de Abascal convirtió el lugar en una roca en el camino de los rebeldes. Con un ejército de unos 42.000 hombres, Abascal aplastó todo conato de rebelión tanto en Perú, Quito, el Alto Perú y la capitanía general de Chile. Para vencerle sería necesaria la acción conjunta de Bolívar y San Martín, así como el ingenio militar del veterano de Bailén.

El soldado «andaluz» aplicó sus conocimientos militares en zonas montañosas para orquestar un ataque sorpresa a Chile, y desde allí por mar al Bajo Perú. Esta campaña dio lugar el 12 de octubre de 1818 a la batalla de Chacabuco, que despejó el camino para llegar a Santiago de Chile tres días después. Aquella acción magistral, que le obligó a atravesar con su ejército los Andes, hizo que sus compañeros de armas e incluso rivales encendieran las comparaciones de San Martín con Napoleón y Aníbal. Porque a decir verdad San Martín fue un rival justo y nunca se mostró sanguinario con los españoles como sí parece que hizo Bolívar. Sus enemigos así se lo reconocieron.

¡O Bolívar o nada!

La cadena de victorias de San Martín llevaron al gobierno liberal establecido durante el Trienio Liberal en España a negociar una paz con los rebeldes hispanoamericanos. Sin embargo, al romperse las conversaciones, el libertador reanudó la lucha armada y ocupó Lima el 6 de julio de 1821 con el título de Protector. Expulsó a miles de españoles notoriamente contrarios a la independencia y confiscó sus bienes.

A nivel político estableció la libertad de comercio y la libertad de imprenta, pero no permitió otro culto religioso que el católico. El Libertador esperaba durante su protectorado poder completar la independencia del territorio nacional y preparar el camino para la instauración de un régimen monárquico constitucional, lo que ha llevado a algunos a sostener que el gobierno de San Martín fue una dictadura.

El tipo de Estado que debía instaurarse en el Perú generó una brecha entre los partidarios de una monarquía y los de una república. Para los monárquicos como San Martín, la república no era la forma de gobierno más conveniente para el Perú debido a la gran extensión de su territorio y a la poca educación de las masas del país. Él mejor que nadie sabía lo salvaje que podía ser un pueblo en caso de anarquía, y es por eso que pretendía para Perú un reino dirigido preferentemente por un Príncipe europeo, Infante de Castilla a poder ser. Una vieja idea que los propios Borbones habían sopesado en el pasado: una suerte de reinos hispánicos dirigidos por los miembros de la dinastía.

No en vano, la forma de gobierno del Perú y del resto de los nuevos estados que estaban surgiendo fue uno de los temas tratados por San Martín y Simón Bolívar, el gran líder de la Corriente Libertadora del Norte, durante su reunión en Guayaquil del 26 de julio de 1822. En esta reunión Bolívar no quedó muy convencido de que San Martín fuera partidario de una república democrática. José Acedo Castilla considera en su estudio «La actuación política del general» que San Martín creía que «llevar al Gobierno a los más incultos y darles preponderancia, era un desastre político».

 Retrato de José de San Martín

El propio Bolívar sostenía que el libertador del Perú «no creía en la democracia, estando convencido de que aquellos países no podían ser regidos más que por Gobiernos vigorosos, que impusieran el cumplimiento de la Ley, ya que cuando los hombres no la obedecen voluntariamente, no queda más arbitrio que la fuerza». En definitiva, San Martín fue un producto de las ideas liberales de su tiempo: un liberal constitucionalista, que concebía el Gobierno en manos fuertes y limpias y «no entregado a la ignorancia, la envidia, el rencor y los deseos de lucro de ciertas gentes». La educación debía venir antes que la democracia.

Cuando San Martín le ofreció el liderazgo de la campaña libertadora en el Perú, Bolívar le dio a entender que solo lo aceptaría si él se retiraba del Perú. ¡O Bolívar o nada!

Un exilio voluntario y nostalgia de España

A su regreso a Lima, San Martín tuvo claro que debía dejar el camino libre a Bolívar. Su tiempo como libertador, ahora que su faceta militar no se necesitaba, llegaba a su fin. Este plan se aceleró cuando a su vuelta supo que los limeños habían capturado y expulsado a Bernardo Monteagudo, su mano derecha en el gobierno y otro defensor de la monarquía. A duras penas el argentino logró reunir al Primer Congreso Constituyente, que desde el comienzo estuvo controlado por los liberales republicanos. El mismo día de su instalación (20 de setiembre de 1822) San Martín presentó su renuncia irrevocable a todos los cargos públicos que ejercía.
Con los españoles todavía controlando algunas provincias, Perú necesitaba las tropas de Bolívar si quería llevar a puerto el proceso de independencia. Sus palabras de despedida tuvieron ese aire trágico tan característico de los héroes traicionados: «La presencia de un militar afortunado, por más desprendimiento que tenga es temible a los Estados que de nuevo se constituyen. Por otra parte, ya estoy aburrido de oír que quiero hacerme soberano. Sin embargo, siempre estaré pronto a hacer el último sacrificio por la libertad del país, pero en clase de simple particular y no más».

 Entrevista de Guayaquil entre José de San Martín y Simón Bolívar.

De Perú pidió permiso para reencontrarse en Buenos Aires con su esposa, que estaba gravemente enferma. Pero al tardar tanto en llegar, entre retrasos auspiciados por sus enemigos, su mujer ya había fallecido el 3 de agosto de 1823. A principios del siguiente año partió hacia el puerto de El Havre (Francia). Tenía 45 años y a su espalda dejaba sus cargos de generalísimo del Perú, capitán general de la República de Chile y general de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Visitó de forma breve Inglaterra, Italia y otros países europeos hasta establecerse definitivamente en Francia, donde viviría hasta su muerte en 1850. En su largo exilio europeo, San Martín recordó con nostalgia su tiempo vivido en España y esquivó los apuros económicos solo por la asistencia de un amigo suyo acaudalado, el español Alejandro Aguado.

En el año 1828 amagó con volver a América, e incluso se embarcó con este propósito, pero prefirió en última instancia quedarse al margen de las luchas intestinas que sucedieron el poder español en el continente. Buenos Aires se consumía durante una guerra civil en la que él estaba prevenido de no meterse. No fue hasta 1880 cuando sus restos pudieron ser repatriados y trasladados a la República de Argentina. Ahora sí, el mito estaba lo bastante maduro.